¿Creías que no había diversos tipos de paraguas? Pues sí, hay muchas clases, y aquí las vamos a ver. Así que, cuando te quieras proteger de la lluvia, podrás decidir con cuál de ellos lo vas a hacer.

Recuerda que, pese a que su función básica es proteger del mal tiempo, se puede hacer con más o menos sencillez. Sin embargo, sus usos van mucho más allá. Son excelentes para parar el sol excesivo, como bastones, como elementos decorativos e incluso como armas, puesto que algunos esconden en su interior cuchillos y hasta pistolas.

Y eso, por no hablar de los estilos. Encontramos de diversas formas, tamaños, con telas coloridas o sobrias, en madera, en plástico, en metales… Es decir, que paraguas hay muchos, así que no tienes por qué conformarte con el que te ofrecen los vendedores ambulantes.

Como hemos dicho, hay muchos tipos, entre ellos, el más común, el básico o tradicional. Ofrece cobertura para la lluvia, mango en U y palo o caña sobrio para cumplir su función. Se suelen fabricar en madera dura o plástico, aunque también los hay en caucho.

También encontramos paraguas anti-tormentas. Estos son básicos en zonas con mal tiempo, ya que cuando los tradicionales se pueden estropear con el viento o la lluvia excesiva, estos soportan todo tipo de ráfagas severas y caídas de agua extremas, no dándose la vuelta la sombrilla nunca.

También hay paraguas automáticos, que son aquellos que se abren con suma facilidad, solo tocando un botón que se suele situar en la base o en el mango. Es común que se fabriquen en nylon, se manejan con una sola mano y suelen ser plegables, ideales para guardar en bolsos.

Encontramos, además, los paraguas plegables, también conocidos como compactos. Son pequeños, bastante ligeros y portátiles, igual que los anteriores. Es decir, perfectos para guardar en cualquier sitio, desde maletines hasta bolsos. Suelen abrirse de forma automática y son buenos para uso ocasional.

Igualmente encontramos los paraguas infantiles, perfectos para niños. Disponen de muchos colores y diseños atractivos para que nuestros peques disfruten de este complemento en día de lluvia.

Tenemos paraguas de lujo, que en este caso son aquellos que sirven como algo más que para protegerse del agua. Es decir, son parte de un conjunto y se usan como accesorios de moda. Elegantes, con alta calidad en la fabricación y que son muestra de estatus social.

Para acabar, no nos olvidamos de los paraguas burbuja, semicirculares, transparentes y listos para una mayor protección de la lluvia. Y tampoco de los paraguas para altos vientos, diseñados para soportar ráfagas de hasta 90 kilómetros por hora.